SAFO

Safo de Lesbos (en griego, Sapf?; en eolio, ??pf?) (Mitilene, Lesbos, ca. 650/610 ? ¿Léucade?, 580 a. C.) fue una poetisa griega. Más tarde los comentaristas griegos la incluyeron en la lista de los «nueve poetas líricos».<BR><BR>Wikipedia<BR><BR>¿Quién fue Safo? En realidad se llamaba Psapfo, como revelan algunas monedas de Mitilene, su ciudad. Era hija de un aristócrata, Escamandrónimo, y de Cleide, nombre que luego pondrá a su hija. Tuvo tres hermanos. Uno de ellos, el mayor, Charakos, hombre rico, tuvo una aventura sonada con una cortesana en Naucratis, en Egipto, llamada Dórica. Dilapidó su fortuna, y mereció que su regreso de hermano pródigo fuese inmortalizado por su hermana con una hermosa plegaria a Cipria (Afrodita de Chipre), como solía hacer. Era pequeña y morena. Se casó con Kérkolas, del que tuvo a Cleide. Al igual que Alceo, su contemporáneo y paisano, se vio envuelta, desde su condición de aristócrata, en las luchas políticas de la isla, lo que le valió un destierro a Sicilia (en torno al 598). Safo tenía un thiasos, una especie de escuela, mitad cofradía o cofratría religiosa bajo el patrocinio de Afrodita y de las Musas, mitad conservatorio de música y declamación donde se formaban muchachas de Lesbos. Safo vivió muchos años. En varias ocasiones se queja de la vejez, habla resignadamente de las canas y la artrosis. En gran parte, debido a la visión sesgada y malintencionada de la comedia ática, Safo se vio envuelta en la leyenda. Unos, benévolamente, para contrarrestar la mala fama, se inventaron dos Safos: una habría sido la poeta de Mitilene de Lesbos, y otra una cortesana de Eresos, que cargaba así con todo el lastre. Según otra leyenda, Safo se suicidó en la isla de Léucade, tirándose al mar desde una roca junto al templo de Apolo Leucata, inaugurando así el «salto de Léucade» para los amantes desesperados. Aunque parece que la que se suicidó fue la Safo cortesana, en este caso enamorada de Faonte. Más allá de verdades y leyendas está la obra. Una obra que debió ascender, según cálculos de filólogos, a unos doce mil versos, distribuidos en nueve libros, y que inmediatamente tuvo una inmensa aceptación.

Imagen de cubierta: POEMAS Y TESTIMONIOS
15,00€
Imagen de cubierta: SAFOR Y SUS DISCIPULAS POEMAS
17,00€