EL DERECHO A LA PEREZA

Imagen de cubierta: EL DERECHO A LA PEREZA
Price: 12,00€
Disponible
Libro de la Distribuidora: 
Editorial: 
Coleccion del libro: 
Idioma: 
Castellano
Número de páginas: 
94
Dimensiones: 120 cm × 170 cm × 0 cm
Fecha de publicación: 
2016
Materia: 
ISBN: 
978-84-92559-69-5

«Una extraña locura se ha apoderado de las clases obreras de los países en que reina la civilización capitalista. Esa locura es responsable de las miserias individuales y sociales que, desde hace dos siglos, torturan a la triste humanidad. Esa locura es el amor al trabajo, la pasión moribunda del trabajo, que llega hasta el agotamiento de las fuerzas vitales del individuo y de su prole.»

Probablemente, Lafargue bailaría hoy con gusto al son de La Polla Records aquello de «no disfrutamos en el paro, ni disfrutamos
trabajando». La desquiciante situación de desempleo masivo que se vive en la actualidad, y la no menos desquiciante precariedad de quienes tienen un puesto de trabajo; en definitiva, el perfeccionamiento del chantaje de un mercado de trabajo que no deja de ser un mercado de personas, le da una vigencia inquietante a este texto escrito en el siglo XIX.

Todavía hoy existe un encumbramiento moral del trabajo, en
un mundo en que tanto el privilegio de ser explotado como la imposibilidad de serlo son formas compatibles, convergentes y paralelas de destrucción social y psicológica de las personas. Ya en su tiempo, Lafargue detectó lúcidamente lo que no es más que pensamiento mágico; esa religión del trabajo, que incluso las corrientes mayoritarias del movimiento obrero tomaron como propia

Otros libros recomendados

AUTOR/A

LAFARGUE, PAUL

De origen familiar francés, nace en 1842 en Santiago de Cuba. Expulsado de todas las universidades de Francia por dar discursos ?revolucionarios? y haber ?insultado la bandera francesa, glorificado el terror y la bandera roja?, viaja a Londres para continuar sus estudios. Allí conoce a Marx y se casa con su hija Laura en 1868, luego de terminar la carrera de medicina. Lafargue inicia su vida militante como proudhoniano y admirador de Blanqui. Se convertirá al marxismo inmediatamente llegado a la capital inglesa, comenzando allí el largo combate, que ocupará el resto de su vida, por el socialismo científico. Su primer papel histórico, todavía modesto, lo realizará como activo miembro de la Iª Internacional. Allí tendrá dos frentes de batalla. El primero, en relación a la Comuna de París; el segundo, contra el bakuninismo.