JOSÉ K, TORTURADO

Imagen de cubierta: JOSÉ K, TORTURADO
Price: 12,00€
Disponible
Libro de la Distribuidora: 
Editorial: 
Coleccion del libro: 
Idioma: 
Castellano
Número de páginas: 
76
Dimensiones: 210 cm × 150 cm × 0 cm
Fecha de publicación: 
2010
ISBN: 
978-84-613-8157-9

Del prólogo:
Los activistas de los derechos humanos suelen usar una expresión común para referirse a la persistencia de la tortura en nuestras sociedades: agujero negro. La tortura es, nos dicen, un agujero negro policial y jurídico. Yo añadiría otra condición: es también un pozo del periodismo, que pocas veces se atreve a iluminar ese fondo turbio; y es también un agujero negro de los creadores (escritores, cineastas, intelectuales en general), que pocas veces se atreven a asomarse en sus obras.
En toda sociedad hay unos cuantos temas que funcionan como piedra de toque para comprobar su calidad democrática y el ejercicio de la libertad en la misma. Temas tabú, agujeros negros. La tortura es uno de ellos, de los más importantes. Así ocurre en España, sin ir más lejos. Cualquiera pensaría que está completamente erradicada, pues nadie la ha visto: ni los responsables de Interior, que una y otra vez rechazan los informes y denuncias; ni los jueces, que suelen resolver las denuncias con archivos o absoluciones, y dedican sus esfuerzos a perseguir a torturadores en el extranjero; ni los medios de comunicación, que emplean su periodismo de investigación en causas mejores; ni los creadores, que en sus obras la omiten, y prefieren retratar a torturadores del pasado, o de otros países.
Y sin embargo, pese a tanta negación, ahí están los informes de organismos internacionales y de asociaciones contra la tortura, que dicen otra cosa: no es que no exista. Es que es invisible.
Javier Ortiz empuñó muchas veces la linterna para asomarse a ese agujero negro, para visibilizar lo invisible. Él mismo, durante sus años de militancia antifranquista, sufrió la tortura policial, aunque no creo que eso fuese determinante para su firmeza contra ella. Más bien era un elemento más de su activismo, de su denuncia permanente de todo abuso, de su desenmascaramiento de los espacios de impunidad que perviven en las sociedades democráticas. Lo hizo desde el periodismo, en los distintos medios por los que pasó; desde su actividad pública, mediante conferencias y participando en muchas iniciativas; pero también, para sorpresa de muchos, desde la ficción: a través de esta obra de teatro que muchos descubrirán ahora con su publicación. José K, torturado.

Stock Duque de Alba: 
1.00
Stock La Maliciosa: 
1.00

Otros libros recomendados

AUTOR/A

ORTIZ, JAVIER

La carrera periodística de Javier Ortiz se inició en su ciudad natal, San Sebastián, cuando tenía 18 años. Asumió entonces la responsabilidad de diversas publicaciones clandestinas antifranquistas, lo que le dio experiencia, sobre todo, en detenciones y en cárceles.<BR><BR>Exiliado en Francia, regresó a España ?descontado otro paso por la cárcel, entre 1974 y 1975? a la muerte de Franco. En 1977, fundó la revista Saida, cuyos principales méritos fueron dos: ser secuestrada varias veces por orden ministerial y ver encarcelados a cinco de sus colaboradores, que asumieron generosamente la autoría de un artículo editorial suyo titulado «¡Viva la República!».<BR><BR>Posteriormente se unió al grupo fundador del diario *Liberación*, en el que ejerció de redactor-jefe de la sección de Sociedad y de jefe de cierre. Aquel diario alternativo de izquierda duró muy poco.<BR><BR>Un tanto harto de emociones fuertes, en 1985 entró a trabajar como redactor-jefe en la revista Mar, del Instituto Social de la Marina. En 1986 recibió el Premio Internacional de la FAO al mejor trabajo periodístico sobre comunidades marítimo-pesqueras por una serie de artículos sobre la comunidad de pescadores de El Palmar, en la Albufera de Valencia. En 1987 dimitió de su puesto en Mar para desarrollar el proyecto de una publicación turística crítica bilingüe (sic), llamada Mediterranean Magazine.<BR><BR>En ésas y en colaboraciones diversas con varias revistas estaba cuando Pedro J. Ramírez le invitó a sumarse al proyecto del diario El Mundo. Animado por el trabajo de denuncia de los GAL que Ramírez había hecho desde Diario16, se sumó gustosamente a la idea. Fue nombrado redactor-jefe. Al poco, empezó a publicar un billete diario, que firmaba con el seudónimo de *Landrú*.<BR><BR>Un año después fue enviado a Bilbao para poner en marcha el primer proyecto de expansión de El Mundo (*El Mundo del País Vasco*). Allí estuvo hasta 1992, en que regresó a Madrid como subdirector y jefe de la Sección de Opinión. A partir de entonces, simultaneó el desempeño de ese cargo con su labor como columnista, articulista, crítico y reportero ocasional, hasta el 1 de septiembre de 2000, fecha en que pidió y obtuvo una excedencia, por razones de incompatibilidad ideológica.<BR><BR>En junio de 2004 alcanzó un acuerdo con El Mundo para rescindir definitivamente su relación laboral con ese periódico, en el que se mantuvo como columnista hasta el 17 de septiembre de 2007, que firmó contrato con el diario *Público*, donde escribe actualmente una columna diaria, de lunes a domingo, ambos inclusives.<BR><BR>Desde marzo de 2002 es director de la colección Foca, dentro del grupo editorial Akal. Colabora asimismo en Ràdio Quatre (RNE en Catalunya) y en los periódicos del grupo Diario de Noticias (que tiene ediciones en Gipuzkoa, Álava y Navarra y ahora es propietario también de Deia).<BR><BR>Ha publicado diez libros: "Matrimonio, maldito matrimonio" (Ediciones B, 1991), corregido y reeditado en 2006 bajo el título *"De cómo superar el matrimonio en 15 días y vivir con la obsesión eternamente", "Jamaica o muerte" (Akal, 1994), "El felipismo, de la A a la Z" (Espasa, 1996), "Diario de un resentido social" (Talasa, 2001), "Ibarretxe" (La Esfera de los Libros, 2002), "Repensar la Prensa"* (Editorial Debate, 2002, en colaboración con Enrique Gil Calvo y Manuel Revuelta), "Miradas sobre Euskadi" (Alga, 2004, en colaboración con otros nueve ensayistas), *"Xabier Arzalluz. Así fue"* (Foca, 2005), obra en la que hizo de transcriptor y editor de las memorias políticas del ex presidente del PNV, y "Proceso de paz en Euskadi", obra colectiva de los contertulios habituales de Radio Euskadi.<BR><BR>Javier Ortiz murió en Madrid el 28 de abril de 2009. Como mandó escribir a la muerte de su hermano Josemari, lo hizo "sin haber solicitado ni sacramentos ni bendiciones apostólicas". Ni falta que hacía.