Noticias

  • Los libros no van a salvarte

    O bueno, sí, un poco

    Entradilla Noticia: 

    Vengan los malos tiempos que vengan, no podemos sino manejarnos en la incertidumbre, surfear la temporada de fiesta y luces de colores, pero acomodarnos jamás; que ellos no se queden con las palabras; la tristeza puede que sea contrarrevolucionaria, pero la alegría obligatoria puede ser la antesala del infierno. Es necesario no desfallecer...

    AdjuntoTamaño
    Icono de Imagen image1.jpg1.89 MB
    Icono de Imagen image2.jpg2.45 MB

    Vengan los malos tiempos que vengan, no podemos sino manejarnos en la incerteza, surfear la temporada de fiesta y luces de colores, acomodarnos jamás; que ellos no se queden con las palabras; la tristeza puede que sea contrarrevolucionaria, pero la alegría obligatoria puede ser la antesala del infierno. Es necesario no desfallecer. Encare su día a día lo mejor que sepa, pero nunca solo. Esperáncese en lo cotidiano que suele ser gratis, y siga estos simples pasos sin pretensiones.***

    1 - Despoje la acción política de toda forma de paranoia unitaria y totalizante.

    Este paso va de abrir boca. Puede empezar por una colección de historias veraces y voraces de humanidad, como las que cuenta Lucia Berlin en Una noche en el paraíso. La peripecia amorosa-lésbica de la vida precaria de Eva Baltasar en Permafrost, o la novela autobiográfica que muestra a una Kate Millet afectada de celos, gritándose a sí misma “¡con lo que yo he sido!” en Sita. Puede servir el drama tanto como el humor: sucumbir en las penas de amor y confesiones de toda una generación en Las cartas de Elena Francis, o preferir una fábula interclasista de aquel mayo del 68, donde hasta el gerente del hotel se pone en huelga, en El banquete de las barricadas. Pero si no quiere saber nada del mundo, su novela será Los asquerosos, donde una vez más Santiago Lorenzo ofrece una tierna e irónica historia de misantropía.

    2 - Desarrolle la acción, el pensamiento y los deseos por proliferación, yuxtaposición y disyunción, antes que por subdivisión, y jerarquización piramidal.

    El segundo paso es que todos los sabores (o saberes) se mezclen. Puede entrar a través de la historia contada con maestría por Paco Roca en El tesoro del cisne negro, sobre el hallazgo submarino de un buque misterioso, pero también va a servir la fábula de Lo que más me gusta son los monstruos, en la que convergen las historias de terror y el pulp de los sesenta con la Alemania nazi y el holocausto. La pregunta siempre será de qué monstruos estamos hablando. Illska, la maldad, es un novelón que da un repaso al auge reciente del fascismo en Europa. Samantha Schweblin ve esos monstruos en Kentukis, aunque no se sabe bien si son los humanos o los inquietantes muñecos de peluche accionados a distancia. Monstruos, desde los más inofensivos a los más violentos, están encerrados en el libro de relatos Pelea de gallos de María Fernanda Ampuero. El cóctel puede enriquecerse, asimismo, reconociendo la intrínseca farsa de los propósitos humanos: por ejemplo con La república fantástica de Annobon, de Zamora Loboch. Para cerrar el apartado, Somos la calle, un libro de fotos sobre quiénes somos, incluso donde no nos gusta mirar.

    3 - Libérese de las viejas categorías de lo Negativo (la ley, el límite, la castración, la falta, la laguna) que el pensamiento occidental, desde hace tanto tiempo, ha considerado sagradas en tanto formas de poder y modo de acceso a la realidad. Prefiera lo positivo y lo múltiple [...]

    El tercer paso es algo arriesgado. Mirar a lo pequeño, a lo distinto, a lo menospreciado, a lo no normativo, le hará cambiar la visión... Eso es lo que sucede cuando leemos Estamos todas bien, el premiado cómic de Ana Penyas, o Enorme suciedad, la historia de Maite Mutuberria dibujada con mucho dolor sobre su propia depresión. Cuéntalo fue una historia novelada en los noventa que regresa en formato de cómic para hacernos entender qué sucede en una vida joven violada. Entre el ensayo y la autobiografía, el libro Los argonautas es una apuesta por lo personal como revolución del pensamiento (diverso). Las viejas categorías nos persiguen en nuestras relaciones y afectos, por eso conviene sumergirse en Pensamiento monógamo / Terror poliamoroso, o en Mujeres que ya no sufren por amor (dos caras de la misma moneda). Para tomar perspectiva sobre aquellas que han abierto mundos nuevos bajo nuestros pies, podemos darnos un banquete con Herstory (Una historia ilustrada de las mujeres) o con el muy didáctico We can be heroes, que es mucho más que una colección de personalidades lgtbq.

    4 - No imagine que es necesario ser triste para ser militante, incluso si la cosa que se combate es abominable. El lazo entre deseo y realidad es lo que posee fuerza revolucionaria (y no su huida hacia las formas de la representación).

    La semilla está, a veces, donde no es cómodo mirar. La historia reciente de El Salvador está contada a través de una biografía, Los doce nacimientos de Miguel Mármol, como metáfora de la supervivencia al tiempo colonial. Se encuentra también en la historia de los indios americanos, o mexicanos, en Ahora me rindo y eso es todo de Álvaro Enrigue. El ya clásico reportaje de Óscar Martínez Los migrantes que no importan será actualidad mientras se sigan elevando muros. Por eso, para deconstruir hasta los cimientos, hay que volver a Achile Mbembe, que acaba de publicar Políticas de la enemistad; y comprender los mecanismos ocultos que hicieron posible durante siglos la Esclavitud, en el libro de Michael Zeuske. Como no tendremos miedo de diseccionar, a partir de aquí, la cuestión de las razas, deberemos seguir con el muy recomendable cómic Panteras negras, el testimonio-ensayo Ser mujer negra en España (Desirée Bela-Lobedde) o el libro de conferencias de Tony Morrison El origen de los otros. Ama Ata Aidoo cuenta una historia muy peculiar de mujeres y comunidad en Nuestra hermana aguafiestas; la revolución está a veces donde nadie se la espera.

    5 - No utilice el pensamiento para dar a una práctica política un valor de Verdad: ni la acción política para desacreditar un pensamiento, como si éste fuera mera especulación. Utilice la práctica política como un intensificador del pensamiento, y el análisis como un multiplicador de las formas y de los dominios de intervención de la acción política.

    Que nada le impida caminar este paso y el siguiente. Deje que la vida le atraviese en los libros. Aun cuando nos pasemos el día y parte de la noche en Trabajos de mierda (David Graeber), es urgente situar, defender cual trinchera, La vida en el centro. Recrear y ensalzar lo que es capaz de hacer el desacreditado barrio, sin romantizaciones, como explica Barrionalismo, pero también buscar las experiencias escondidas en el desacreditado campo, como en el Diario rural de Susan Fenimore Cooper. De la tierra, con la tierra y junto a la tierra, vienen las experiencias de las Mujeres indígenas, y también las muchas experiencias congregadas en torno a Cuidado, comunidad y común: lo que nos enseña la praxis política más básica de todas, la de la reproducción social. Una píldora de pensamiento feminista en torno a la maternidad, Madres de Jacqueline Rose, nos pregunta si no estamos cargando en ellas las culpas del mundo. Por último, antes del paso final: vayamos A la conquista del cuerpo equivocado y dejémosnos existir.

    6 - No exija de la política que restablezca los “derechos” del individuo tal como lo ha definido la filosofía. El individuo es producto del poder [...]

    El sexto paso toma posiciones contra el individuo, pide cuentas. El castigo, relato autobiográfico de la juventud de su autor, retrata el Marruecos de las últimas décadas del siglo XX. Como no puede faltar un libro de libreros, Nuestras riquezas repasa la historia de Argelia en el siglo pasado a través de un par de generaciones a cargo de “Las riquezas verdaderas”. Y casi todo el siglo XX, Italia y Europa, están en Historia de un comunista de Antonio Negri. Como no tenemos problema en dar de hachazos al individuo de mirada heroica y destino inefable, aquí llega el texto clásico de Carla Lonzi Escupamos sobre Hegel y otros escritos, pilar del feminismo de los setenta. Las vidas individuales importan en tanto que sus derechos se pelean en colectivo, por eso Un destello de libertad. Y como siempre, siempre, las pequeñas experiencias del individuo común pueden venir envueltas en tal explosión de terribles y maravillosas posibilidades, puede ser que sea hora de ir poniendo ya un Feliz final. Aunque parezca cosa de dos, es cosa de todes.

    7 - No se enamore del poder.

    Y, por favor, lea y haga circular las lecturas. Ante todo mucha calma y recuerde que (sólo) los libros no van a salvarle.

     

    *** Este texto lleva intercaladas notas de Una introducción a la vida no fascista, de Michel Foucault.
  • XVI Certamen de Relato Breve "Raimundo Alonso"

    Un metro de 350 palabras...

    Entradilla Noticia: 

    Como cada año, Solidaridad Obrera y Traficantes de sueños convocan el certamen de relatos para imaginar y relatar el Metro, en solo 350 palabras.

    AdjuntoTamaño
    Icono de Imagen Certamen-Relato-Breve-raimundo.jpg65.65 KB

    Ya llega noviembre y se abre el plazo para el XVI Certamen de relato breve Raimundo Alonso "Un metro de 350 palabras...", que convoca cada año el sindicato Solidaridad Obrera en colaboración con Traficantes de sueños.

    XVI CERTAMEN DE RELATO BREVE RAIMUNDO ALONSO:

    UN METRO DE 350 PALABRAS…

    BASES DEL CERTAMEN 2018

    PARTICIPANTES.- Sólo se puede presentar un relato por participante, que no haya sido presentado en ningún otro concurso, certamen o premio literario, ni esté publicado. No existe límite de edad.

    CARACTERÍSTICAS DE LOS RELATOS.- Los relatos estarán escritos en castellano. Podrán tener cualquier temática y estructura narrativa, pero la historia debe relacionarse de alguna manera con el Metro.

    LOS RELATOS TENDRÁN UNA EXTENSIÓN MÁXIMA DE 350 PALABRAS.

    PLAZO DE PRESENTACIÓN.- Comienza el 1 de Noviembre y finalizará a las 12 horas del 30 de Noviembre de 2018. Sólo se aceptarán los relatos recibidos dentro de este plazo en los lugares indicados a continuación.

    FORMA DE ENTREGA.- Por correo postal o entregado en mano en:

    * Local de la Sección Sindical de Solidaridad Obrera en Metro de Madrid: C/ Valderribas nº49 2º Izq. 28007 Madrid (Tfno. 914335786, Metro Pacífico).
     * Local de la Librería Traficantes de Sueños: C/Duque de Alba nº 13 Madrid 28012 (tlfno.915320928, Metro Tirso de Molina o Latina).

    REQUISITOS.-Los relatos deben ir sin firma, dentro de un sobre cerrado, en cuyo interior se incluirá una plica con los datos de identificación del autor (nombre, apellidos, edad, e-mail y teléfono móvil). Este sobre con los datos sólo será abierto en el caso de resultar premiado.

    Los relatos se entregarán impresos en papel. Los autores de los relatos podrán incluir una breve nota    de presentación personal.

    PREMIOS. Vales para la adquisición de libros en Traficantes de Sueños:

        Mejor relato: Vale de 200€
        Dos finalistas: Vale de 100€.
        4º y 5º premio, Vale de 50€.

    En el caso de resultar seleccionado algún relato cuyo autor no pueda ser identificado, el premio se entregará al siguiente relato en el orden de calificaciones. Los cinco relatos serán publicados, al menos, en un número del periódico Contramarcha y en las Webs del sindicato Solidaridad Obrera y de la librería Traficantes de Sueños. Los autores de los relatos presentados a este certamen, aceptan ceder a los organizadores los derechos necesarios para la edición en cualquiera de sus publicaciones.

    FALLO Y ENTREGA DE PREMIOS.- La Comisión de Premios estará compuesta por miembros del sindicato Solidaridad Obrera y de la librería Traficantes de Sueños. La decisión de esta comisión se hará pública el VIERNES 14 de DICIEMBRE de 2018, a las 19,00 horas, durante el acto-fiesta de entrega que se celebrará en el local de la librería Traficantes de Sueños. En el caso de no ser recogidos en dicho acto, los premios quedarán disponibles en el local de la librería Traficantes de Sueños hasta el 28 de febrero de 2019. Además en las webs del sindicato y de la librería serán anunciados los relatos premiados.

    ¡FELIZ ESCRITURA!

  • Postales entre libros

    AdjuntoTamaño
    Icono de Imagen IMG_9014.jpg1.01 MB
    Icono de Imagen IMG_9054.jpg585.57 KB
    Icono de Imagen IMG_9055.jpg888.3 KB
    Icono de Imagen IMG_9057.jpg676.07 KB
    Icono de Imagen IMG_9060.jpg466.02 KB
    Icono de Imagen IMG_9063.jpg684.21 KB
    Icono de Imagen IMG_9064.jpg744.93 KB
    Icono de Imagen IMG_9065.jpg782.07 KB
    Icono de Imagen IMG_9066.jpg398.83 KB
    Icono de Imagen IMG_9068.jpg234.91 KB
    Icono de Imagen IMG_9070.jpg1.23 MB
    Icono de Imagen IMG_9071.jpg1.4 MB
    Icono de Imagen IMG_9072.jpg1.33 MB
    Icono de Imagen IMG_9073.jpg1.26 MB
    Icono de Imagen IMG_9069.jpg518.46 KB
    Icono de Imagen IMG_9076.jpg886.94 KB
    Icono de Imagen IMG_9078.jpg1.52 MB
    Icono de Imagen IMG_9080.jpg828.67 KB
    Icono de Imagen IMG_9082.jpg834.55 KB
    Icono de Imagen IMG_9085.jpg422.29 KB
    Icono de Imagen IMG_9086.jpg362.14 KB
    Icono de Imagen IMG_9087.jpg374.07 KB
    Icono de Imagen IMG_9088.jpg348.45 KB
    Icono de Imagen IMG_9089.jpg690.15 KB
    Icono de Imagen IMG_9093.jpg564.51 KB
    Icono de Imagen IMG_9094.jpg796.33 KB
    Icono de Imagen IMG_9099.jpg437.28 KB
    Icono de Imagen IMG_9102.jpg276.19 KB
    Icono de Imagen IMG_9103.jpg339 KB
    Icono de Imagen IMG_9107.jpg758.45 KB
    Icono de Imagen IMG_9108.jpg830.27 KB
    Icono de Imagen IMG_9109.jpg870.59 KB
    Icono de Imagen IMG_9110.jpg613.33 KB
    Icono de Imagen IMG_9111.jpg916.57 KB
    Icono de Imagen IMG_9112.jpg498.86 KB
    Icono de Imagen IMG_9115.jpg613.01 KB
    Icono de Imagen IMG_9134.jpg800.27 KB
    Icono de Imagen IMG_9137.jpg2.55 MB
    Icono de Imagen IMG_9138.jpg1.98 MB
    Icono de Imagen IMG_9141.jpg2.07 MB
    Icono de Imagen IMG_9143.jpg1.06 MB
    Icono de Imagen IMG_9145.jpg1.42 MB
    Icono de Imagen IMG_9146.jpg1.22 MB
    Icono de Imagen IMG_9149.jpg1.94 MB
    Icono de Imagen IMG_9150.jpg1.44 MB
    Icono de Imagen IMG_9018.jpg1.31 MB

    Antes de irnos de vacaciones, os dejamos una invitación: "Mándanos una postal". ¿Será posible que nos hiciesen caso lxs lectorxs a lxs que intentamos agasajar y dar el gusto durante todo el año?

    No nos imaginábamos lo que estaba a punto de pasar... Quizá en alguna parte de nuestro cerebro creíamos que recibiríais el significante "postal" y "correos" como si fuese "cinta cassette de noventa". El cartero tampoco daba crédito: algo más de ochenta postales llegaron en oleadas en la primera semana de septiembre.

    Desde un montón de rincones de la península, desde la misma ciudad, el campo y a veces la playa, desde Murcia y desde Asturias; desde Croacia, Portugal, Estados Unidos, desde China incluso. Postales tradicionales, con vistas turísticas, y otras con acuarelas personalizadas, y hasta trabajos manuales.

    Postales de nombres que conocemos, que nos suenan, porque nos escribís y pedís libros por una u otra vía, porque venís a las charlas, porque a veces nos contáis que os ha parecido un curso en alguna de las redes sociales. Muchxs otrxs nombres no nos eran conocidos, pero unxs y otrxs habéis respondido a la llamada: contadnos que estáis leyendo, copiadnos un pequeño fragmento. ¡Compartid vuestras lecturas con lxs librerxs, que siempre están compartiendo las suyas!

    He aquí una selección.


     

     

    ¡Estamos abrumados! Nos gustó tanto recibir todas estas postales que no sabíamos cuáles elegir para mostrar en esta noticia. Y sabemos que no lo habéis hecho por el "premio final". Pero... la ganadora del lote de libros es... Izaskun Álvarez Cuartero, que nos escribió desde Shangay.

  • ¿Qué libro regalarías a una mujer que está en la cárcel?

    «A las olvidadas» fue una iniciativa de recogida de libros para donarlos al Módulo de Mujeres del Centro Penitenciario Madrid V en Soto del Real con el objetivo de alejarlas mentalmente de su realidad, pero también para generar reflexión y debate en torno a un colectivo de mujeres que suele ser invisible para la sociedad.

    A mitad de junio pasado, conocimos esta iniciativa que ponía en marcha el colectivo Teta&Teta y nos sumamos entusiasmados con una donación muy seleccionada, además de dedicada libro a libro por las personas que componemos Traficantes de Sueños.

    Supimos que el proyecto de donación, con lectura, talleres y entrega de los libros, con el apoyo de Ajo Micropoetisa y la editorial Arrebato, fue un gran éxito que logró llevar varios centenares de libros a las mujeres presas. Fueron jornadas emocionantes. Nos bastaba con saber que los libros les abrían puertas que parecían cerradas.

    Esta semana, Teta&Teta compartía una reacción más, no una cualquiera: la carta de una de las mujeres que vivió todo esto desde dentro. Nos permiten compartirla con vosotros.

    A las olvidadas
    Carta de las reclusas.

    Soto del Real

    Un cordial y afectuoso saludo para las integrantes de teta & teta, así como para todas vosotras que habéis hecho posible y llevado a la práctica esta idea, convertida en una alegría para todas nosotras “Las olvidadas”.
    El día que Lourdes, la Socióloga, nos contó que nos iban a donar libros y que teníamos que ir al Área Sociocultural a un acto, pensamos ¡Qué cosa tan rara! Sólo para las mujeres … Para nuestra sorpresa las expectativas quedaron muy, muy lejos de la realidad. Fue una mañana alegre, divertida en la que LAS MUERES FUIMOS EL TODO. La primera sorpresa fue conocer qué es teta & teta, y por supuesto, la gran respuesta que ha tenido esta iniciativa, la cantidad de libros enviados y la variedad en sus contenidos.
    Los libros, ¡todos esos libros! Llegaron al módulo. Algunos en las manos de mujeres que esa mañana participaron en el acto y que emocionadas elegíamos, era un regalo y esto no ocurre en la cárcel muy a menudo. Los otros, que todavía quedaron encima de una mesa, llegaron un día después. Por primera vez hemos visto con un libro en las manos a mujeres que antes no tenían esa inquietud, el sentimiento de que algo nos pertenece, que es exclusivamente para nosotras, en un lugar dónde el machismo está presente en cada momento. No penséis que ha sido un día, que va, las chicas siguen leyendo y comentando los libros que les gustan.
    Las dedicatorias escritas en cada uno de los libros son un gran detalle. Para que os hagáis una idea yo, la que escribe, ese día abrí unos 50 libros sólo para leerlas, para mí fue como abrir muchas ventanas, cada una de ellas con un sentimiento o una emoción, muchas gracias por todas ellas.
    Siento que esta iniciativa ha tenido una gran dosis de solidaridad, por favor que no sea sólo una vez, os animo a seguir con este proyecto y a seguir dando tantas alegrías como páginas tiene cada libro donado, para que podamos descubrir en ellas el gran tesoro que es un LIBRO.

    Muchas gracias por vuestro tiempo, afecto y regalo. Las mujeres del Módulo 13 de Soto Del Real.

  • ZOP: Zona de obras permanente

    Boletín de recomendaciones verano 2018

    El estío puede ser muy largo o muy corto, según nos toque trabajar o descansar. En cualquier caso en el hemisferio norte lo asociamos a luz y calor, arena y sal, sombrillas y libros con manchas de fruta. Ruido de niños y pelotas flotantes de muchos colores, que se desinflan como un amor de verano al final de las vacaciones.

    No todo el mundo las tiene, y ni siquiera trabajo, y siguen los desahucios, y la situación destapada de violencia sexual en las calles, y tantos problemas de primer orden cotidiano asociados a la desigualdad social, con su termostato condicionado por sexo, raza y clase.

    Desde Traficantes de Sueños queremos hacer una apuesta por la ficción y sus difusos límites. Contar es visibilizar. Para cambiar la realidad hay que cambiar lo simbólico. Así que, en nuestra particular Zona de Obras Permanente, mientras montamos un ascensor que inauguraremos a la vuelta, os hemos seleccionado algunos títulos para que tengas...

    Mil y una lecturas

    A las que les toca caminar la ciudad les recomendamos a Vivian Gornick, una autora que ha militado en el feminismo radical de los años 70, y trae en Apegos feroces y La mujer singular y la ciudad, el relato de un Nueva York vigoroso que atraviesa las relaciones más importantes de su vida, así como reflexiones valientes sobre la identidad, que nos invitan a convertirnos en las que somos. Memoria, edad, relación con la madurez y el lugar de la escritura en la vida de una mujer trabajadora llenan sus páginas.

    Rosario Ferré, puertorriqueña que cuestionó las clases altas a través de subversivos personajes femeninos en Los papeles de Pandora (La navaja suiza, 2018) construye un canto coral a la imaginación desbordada. El libro es un collage plagado de surrealismo y con tintes oníricos. Publicada por primera vez en 1976, supuso un hito en la literatura de su país y dio lugar al nacimiento de la literatura feminista en Puerto Rico.
     
    La escritora mexicana Rosario Castellanos firma en 1973 Mujer que sabe latín..., (Fondo de Cultura Económica, 2003). Se trata de un recorrido por la obra de escritoras como Virginia Woolf, Penélope Gilliat, Santa Teresa, Sor Juana, Susan Sontag o Violette Leduc entre otras, componiendo así una genealogía de autoras que buscan la emancipacion a través del lenguaje. Toda la bibliografía de Castellanos es imprescindible para seguir repensando el cuarto propio.

    Roza tumba quema de Claudia Hernández (Sexto piso, 2018) relata tres generaciones de mujeres en lucha por dignidad y justicia en El Salvador: guerra civil, la emigración y la pobreza contadas con la tensión de una narración situada en la memoria de un país en reconstrucción.

    Yevguenia Yaroslavskaia-Markón en Insumisa (Armaenia editorial, 2018) afirma: "Si digo todo esto con franqueza, es porque espero ser fusilada de todos modos". Estas palabras de una ladrona de 29 años marcan la dirección de esta autobiografía escrita desde la celda del primer gulag soviético. Decepcionada por la dictadura de los bolcheviques, Yevguenia retrata el Moscú de los años veinte convencida que los bajos fondos es la única clase verdaderamente revolucionaria.

    En Cinco mujeres contra el zar, a través de las voces de Vera Figner, Vera Zasúlich, Praskovia Inanóvskaya, Olga Liubatóvich, Elizaveta Koválskaya (Dirección única, 2017) se puede ver lo poco que sabemos del papel de las mujeres en la clandestinidad, dentro de los grupos libertarios de principios del siglo XX en Rusia, de sus radicales decisiones y formas de vida. En estas crónicas, las vidas de estas mujeres se cruzan con documentos oficiales de la época, tales como declaraciones policiales, que nos asoman al momento previo a la Revolución de Octubre, en el que el zar Alejandro II es ejecutado.

    Violación y Venganza, Pilar Bellver (Dos bigotes, 2017) revisa en esta novela el mito de Filomela y Progne en el siglo XXI. Gira alrededor de la idea de una venganza no sólo se desarrolla en el ámbito de lo privado, sino también en la dimensión de lo público-político.

    Te encontraré. En busca del hombre que me violó, Joanna Connors (Errata Naturae, 2017). Una periodista que decide investigar su propio caso veinte años después de ser violada. Al relatar y relatarse a sí misma lo sucedido, se da cuenta de que ha pasado todo ese tiempo negando las secuelas, sin ver en qué se había convertido. Hay otros libros que abordan la violación desde lo personal, pero este trasciende el relato confesional de una mujer blanca de clase media, para cartografiar la sociedad desigual en la que se desarrolla su vida y la de su violador negro y, por ende, la de la comunidad de la que éste procede.

    Biblioteca bizarra de Eduardo Halfón (Editorial Jekyll & Jill, 2018) reúne seis crónicas literarias sobre la relación del autor con Guatemala, a través del lenguaje y los libros. Fusión de vida y literatura emborronada a modo de autoficción.

    Para libreras que dejan de resoplar en verano y lectores que idealizan este oficio, llega el Diario de un librero (Malpaso ediciones, 2018). Shaun Bythell cuenta su día a día en su librería de Wigtown (Escocia). El tedio de la profesión bordea lo absurdo a través de un relato divertido donde la realidad supera a la ficción.

    Drugstore cowboy de James Fogle (Sajalín editores, 2018) es el relato desde la cárcel del ladrón y adicto Fogle, travestido en Bob Hughes en este ejercico de narrativa canalla, llevado a la gran pantalla por Gus Van Sant.

    Pura Vida. Vida y muerte de William Walker de Patrick Deville (Anagrama, 2018) es una trepidante novela de aventuras que recrea doscientos años de historia de América Central, a través de un Don Quijote nacido en Nashville. Este personaje histórico llegó a fundar la República de Sonora y fracasar en el intento, presidir Nicaragua un breve periodo de tiempo y terminar sus días frente a un pelotón de fusilamiento en Honduras a los treinta y seis años. Esta novela pertenece a un ciclo narrativo más amplio que juega con la historia, persiguiendo a personajes que huyen de sí mismos buscando un ideal.

    En El orden del día, Éric Vuillard (Premio Gouncourt 2017, Tusquets, 2018) retrocede hasta 1933 para hablarnos del reverso del nazismo, partiendo de la reunión secreta de grandes empresarios empresarios alemanes que deciden apoyar a Hitler. La provocadora tesis de la novela es la constatación de que el capital abraza cualquier ideología para mantener el control. El libro se convierte así en una reflexión necesaria sobre lo que está pasando de nuevo en la Europa actual.
     
    Y, hablando del "mal", Mañana es el día siguiente de Mario Marín (Ediciones del viento, 2018) es una crónica del mal en estado puro en forma de novela. Arranca en el verano en que el protagonista tiene que cuidar del huerto de un amigo a las afueras de Huelva. Obsesionado con este quehacer, cae en actos de crueldad infinita. Y en algunas partes uno se puede morir de risa.

    Pequeño país de Gäel Faye (Editorial Salamandra, 2018) es la primera novela del rapero mestizo Gäel Faye. Esta novela de aprendizaje, luminosa y melancólica relata la construccion de la identidad, desde la infancia del protagonista Gabriel en Burundi, hasta el exilio en Francia debido al genocidio ruandés en el corazón de África.

    Los Haiduci. Bandidos del pueblo de Panait Istrati (Libros de la ballena, 2018) son los relatos de campesinos rumanos revolucionarios, arengados por una capitana. En ellos se cuenta la rebelión contra el abuso de griegos y turcos aliados con señores feudales y la burguesía de su país. Este libro es un canto a la naturaleza y a la dignidad de la resistencia.

    Y como no todo va a ser calor en verano, tenemos una propuesta desde la nostalgia del frío: Memorias de una osa polar, Yoko Tawada (Anagrama, 2018) es una autobiografía de ficción de tres generaciones de osos polares, inquietantemente listos, que diseccionan a los humanos y sus tontas ambiciones, así como el daño que se hacen a sí mismos.

    Para las noches de las Perseidas os proponemos leer los cuentos de hadas de Angela Carter en La cámara sangrienta (Editorial Sexto Piso, 2017). Estos cuentos no son tan sólo historias de hadas ni una revisión contemporánea de ellas. La cámara sangrienta es una reescritura total en clave gótica, pero no sólo, de la tradición oral de leyendas populares. Carter recupera su componente violento a través de una prosa exuberante llena de texturas, claroscuros y guiños a la cultura popular. Propone narrativas liberadoras para las mujeres, en las que las protagonistas disfrutan el poder de su sexualidad y sobreviven a los clásicos finales. Carter actualiza las ficciones que conforman nuestro inconsciente, es por esto que es fundamental en esta labor de meterle mano a los imaginarios que condicionan quiénes somos y el mundo que habitamos.

    ¡Buen verano de lecturas transformadoras!

    Fecha: 
    Jue, 12/07/2018 - 21:06